• Programa de Implante Coclear

    Nuevas Tecnologías en el área de la audición para pacientes con hipoacusia neurosensorial bilateral profunda.

    read more
  • Implante BAHA

    Nuevas Tecnologías en el área de la audición para pacientes con pérdida de un oído.

    read more
  • Prótesis auditivas

    Tecnologías de Prótesis no implantables

    read more
  • Microcirugías de oídos

    Microcirugías de oídos

    read more
  • La Clínica

    Ubicación de la clínica

    read more

BAHA

El Baha es un sistema implantable para el tratamiento quirúrgico de la pérdida auditiva que funciona a través de la vía ósea directa. Se ha utilizado desde 1977, y fue aprobado por la FDA en 1996 como tratamiento para la pérdida de audición conductiva y mixta en los Estados Unidos. En 2002, la FDA aprobó su uso para el tratamiento de la pérdida auditiva neurosensorial unilateral.

Funcionamiento del implante BAHA

Recibimos sonido de dos formas: por vía aérea a través del conducto auditivo, el tímpano y los huesecillos del oído, y por vía ósea. La vía ósea transmite el sonido directamente a través de la mandíbula y el hueso craneal, evitando el oído externo y el oído medio.

La mayoría de las veces, los que padecen hipoacusia se tienen que equipar con los dispositivos de vía aérea tradicionales. Normalmente, estos audífonos se colocan dentro del conducto auditivo o detrás del oído. Sin embargo, algunas personas no consiguen ningún beneficio con este tipo de dispositivos.

El sistema Baha®, que está basado en la vía ósea, utiliza un implante de titanio, que se coloca en el hueso craneal por detrás del oído. Un pilar conecta el procesador de sonido con el implante en el hueso. Esto crea la vía ósea directa (percutánea). En cambio, los sistema de vía ósea tradicionales transmiten de manera indirecta al hueso a través de la piel (transcutánemente) y funcionan presionando el cráneo.

La vía ósea directa de Baha proporciona una calidad sonora muy superior cuando se compara con los sistemas tradicionales de vía ósea; el sonido no se atenúa al atravesar la piel.